LOS LÁCTEOS EN NUESTRO ORGANISMO

LOS LÁCTEOS EN NUESTRO ORGANISMO

Hoy ponemos un tema que genera mucha controversia encima de la mesa, el consumo de productos lácteos. Lo cierto es que cada día más gente los está eliminando de su dieta, debido a que cada vez producen mayores intolerancias en la gente que los consume. Esto ocurre por una serie de factores como son:

  • La digestión del azúcar de la leche, es decir, la lactosa la realiza una enzima que se denomina lactasa. Esta enzima va desapareciendo según nos vamos haciendo adultos. Además, los azúcares de la leche son los responsables de incrementar el estrés oxidativo, así como los procesos inflamatorios en general.
  • Por otro lado, para poder digerir la proteína de la leche, es decir, la caseína necesitamos de la ayuda de una enzima llamada renina, que como pasa con la lactasa, va desapareciendo con la edad. Cuando esta proteína no se descompone adecuadamente en aminoácidos, esto provoca una serie de desencadenantes que hacen que los lácteos contribuyan a crear un medio ácido en nuestro organismo, propicio para el desarrollo de distintas patologías.
  • Es importante saber, que la leche tiene más grasa saturada que la carne. Contiene ácido araquidónico, esta sustancia es precursora de procesos inflamatorios.

Aunque, el eterno debate se centra en si la leche es necesaria para prevenir la osteoporosis. En este punto lo más importante es que el calcio se fije en los huesos, más que comer alimentos ricos en calcio desmesuradamente. Las causas de esta afección tan común hoy en día en países occidentales vienen dadas por una serie de factores como son:

  1. La falta de vitamina D.
  2. Falta de magnesio.
  3. Por la falta de ejercicio físico.
  4. Así como por el consumo indiscriminado de sustancias acidificantes como son; el azúcar blanco, las harinas refinadas, la carne roja etc...
  5. Además, para poder asimilar el calcio de la leche su relación con el fósforo debería ser de 2:1 y los lácteos superan ampliamente esta proporción, aumentando los niveles de fósforo en sangre.

Alimentos ricos en calcio asimilable fácilmente por nuestro organismo:

  • Berza.
  • Col Kale.
  • Brócoli.
  • Almendras, avellanas, anacardos...
  • Semillas de sésamo, leche de sésamo
  • Tahin.
  • Higos secos.

Alimentos ricos en magnesio:

  • Verdura de hoja verde.
  • Frutos secos y semillas.
  • Pescado.
  • Cereales integrales.
  • Aguacate.
  • Plátano.
  • Chocolate 70% cacao o más.

Después de haber explicado varias alternativas para el cambio, dejamos en tus manos la decisión y esperamos que nos comentes tu opinión ¡te queremos escuchar!

Compártelo:

Deja un comentario

Últimas entradas

X

User login

X

Usuario

X

Password recovery

Please enter the email address you used to register. You will receive a temporary link to reset your password.